clientes felices

3 Formas de mantener felices a tus clientes

Categories:

Claro que te conviene tener a tus clientes en estado de felicidad, ya que ellos mantienen tus ganancias aún en entornos económicos complicados.

Por eso mismo, “mantener un nivel elevado de servicio al cliente te puede acercar a éxito más rápidamente; un cliente feliz es el activo más valioso de una empresa rentable, pues mantiene tus ganancias y una clientela fiel en entornos económicos complicados o en industrias especializadas”, mencionan los expertos de YoSoyPyme.

Y no solamente hablamos de brindar tus servicios como controlador con una amplia sonrisa al cliente.

El mercado actualmente está definido por clientes con más acceso la información y más exigentes que en el pasado, por lo que constantemente debes renovar tus estrategias de atención al cliente y nunca dejar de preocuparte por mantenerlos felices.

Toma en cuenta estos consejos que los expertos extienden para las empresas de manejo y control de plagas  y sus clientes:

  1. Anticípate a los problemas

Ninguna venta está exenta de sufrir inconvenientes o retrasos, y ningún proyecto puede asegurar que el presupuesto trazado inicialmente no crecerá. El problema es que los clientes esperan que seas honesto con ellos en cuanto a sus necesidades y la inversión que debes hacer sin cambiar la versión unos días después, por ello, antes de plantear un panorama para tu usuario es conveniente revisar los planes con herramientas de prospectiva empresarial que te ayuden a prever cualquier inconveniente y así prevenir al cliente que apreciará las medidas preventivas.

 

  1. Un directivo en ventas

Aunque muchos emprendedores se siguen negando a realizar las funciones de un vendedor, debes saber que la mayoría de los clientes aprecian contar con el apoyo y atención del directivo de un negocio, esto los hace sentir importantes para su proveedor y te ayudará a ganar su lealtad con atención personalizada.

 

  1. Nunca abuses del cliente

Una regla de oro es jamás desafiar la confianza que un cliente deposita en tu empresa al solicitar tu asesoría; aunque el cliente desconozca los detalles técnicos de sus necesidades, si te excedes en tus recomendaciones y haces un presupuesto con artículos o servicios que no necesita sólo para “engordar” la cuenta, lo descubrirá y además de perder clientes mancharás tu reputación empresarial.